Cooperación al desarrollo: Introducción

Salud

En el ámbito de la salud luchamos para ofrecer un acceso a los cuidados básicos a todos los niños y niñas, en algún lugar o comunidad que se encuentren.

Nuestro trabajo en este ámbito incluye un importante seguimiento vinculado a la desnutrición, desgraciadamente muy presente en los países en desarrollo, así como uno de los proyectos históricos de Tierra de los hombres, Atenciones Médicas Especializadas (AME) con los traslados para cuidados especializados, con el programa “Viaje hacia la Vida”. También, por salud entendemos que el niño o la niña constituye un binomio inseparable con su madre, a menudo muy joven. Esta es la razón por la que hablamos de salud materna.

En el ámbito de la salud luchamos para ofrecer un acceso a los cuidados básicos a todos los niños y niñas, en algún lugar o comunidad que se encuentren.

Nuestro trabajo en este ámbito incluye un importante seguimiento vinculado a la desnutrición, desgraciadamente muy presente en los países en desarrollo, así como uno de los proyectos históricos de Tierra de los hombres, Atenciones Médicas Especializadas (AME) con los traslados para cuidados especializados, con el programa “Viaje hacia la Vida”. También, por salud entendemos que el niño o la niña constituye un binomio inseparable con su madre, a menudo muy joven. Esta es la razón por la que hablamos de salud materna.

En el ámbito del derecho, además de las medidas sobre respuestas convenientes que garantizan el respeto del espíritu y la carta del Convenio de los Derechos de la Infancia, Tierra de hombres lucha en determinados países por un sistema de justicia equitativo y conveniente para los niños, niñas y los menores; y lleva a cabo campañas contra todas las formas de explotación que controlan al niño o a la niña, de manera organizada o no, que lo reducen al estado de mercancía o esclavitud.

Por último, en el ámbito de la protección, Tierra de hombres ofrece respuestas convenientes de protección y rehabilitación a los niños y a las niñas que se encuentran en situaciones de extrema vulnerabilidad, como las víctimas de conflictos civiles o catástrofes naturales, los menores abandonados por sus padres o huérfanos de víctimas del SIDA, o los niños o las niñas en situación de calle.

Como norma de buenas prácticas hacia la infancia a escala comunitaria, social, jurídica, económica o política, Tierra de hombres desarrolló como herramienta titulada Política de Protección de la Infancia, un enfoque de fondo que nos esforzamos en hacer adoptar por todo individuo o estructura que ejerce una responsabilidad sobre uno o más niños y niñas.